Ser Padres

Mejores trucos para enseñar a leer a los niños

Desde el momento de la llegada de un niño a nuestros hogares, buscamos siempre de darle lo mejor, tanto desde el punto de vida de lo material, espiritual, afectivo y hasta en lo referente al plano educativo.

Y en la mayoría de los casos, por razones obvias de convivencia, todas las enseñanzas a los niños se originan en el seno familiar, por lo que conviene conocer y aplicar las mejores prácticas en cada etapa de aprendizaje del niño.

Es por ello que, a continuación indicaremos los mejores trucos para lograr una correcta y fácil tarea de aprendizaje al momento de enseñar a leer a los niños.

Todo esto en virtud que la lectura, será un aspecto importante y vital que acompañara al niño en toda su vida, desde poder adquirir otros conocimientos de otras ramas de la educación, hasta su desempeño profesional.

O simplemente, que tendrá como hábito esta bonita práctica de leer y absorber todos los conocimientos técnicos y hasta cultura general que se le presenten a lo largo de su vida.

A tales efectos, procederemos a profundizar ciertos ítems, entre los que destacan: como atraer los niños hacia el buen hábito de la lectura, que elementos considerar al momento de comprar libros, como leerles un libro y otros factores de relevancia en este tan importante proceso de aprendizaje.

Trucos para enseñar a leer

Si algo tienen los niños, es un sentido de curiosidad y una tendencia de repetir lo que escuchan y ven, por lo que bien podemos aprovecharnos de este comportamiento  e inducirlos a practicar este buen hábito.

Es por ello, que una buena formar de lograrlo, es dando el ejemplo y que nos vean leyendo un libro y que nos imiten en dicha práctica.

¿Qué factores debemos considerar al momento de comprar libros para nuestros niños?

¿Qué factores debemos considerar al momento de comprar libros para nuestros niños?

Adicional al hecho que nos vean leyendo algún libro de nuestra preferencia, es recomendable que le compremos alguno de tal manera que se vayan adaptando o familiarizándose con este instrumento de aprendizaje.

En tal sentido, debemos comprar libros que estén acordes con su edad, que le produzcan el mayor interés posible, por lo que podemos adquirir libros de tipo infantil, los cuales tienen un diseño exclusivo para niños de corta edad.

Tales libros, por lo general tienen una combinación agradable y colorida que incitan al niño a su manipulación y aprendizaje.

En muchos casos, los libros pueden contener o basar su temática en algunos personajes de comics de la preferencia del niño e inclusive pueden contener juegos didácticos que facilitan el aprendizaje.

En estos primeros pasos, los niños, más que una tarea, observarán el libro y su contenido como un juego, por lo que su aprendizaje comenzará como tal, y en base a ello los libros infantiles diseñan juegos que facilitan tanto la lectura como otras capacidades de los jóvenes de poca edad.

Por lo general, los libros infantiles poseen un alto contenido de dibujos de gran colorido, animales, personales de la televisión, juegos sencillos y fáciles de ejecutar, y cierta combinación de todos estos aspectos.

Practicar la lectura diaria con el niño

Como el niño se estará iniciando en el hábito de la lectura, en primera instancia no podrá leer un libro por cuenta propia,  por lo que se sugiere leerles un libro de forma diaria, y de ser posible que el contenido sea de su agrado o acorde a su corta edad.

De esta manera, el niño al escuchar la lectura, ira aprendiendo nuevas palabras y mejorando su vocabulario. De igual forma, podrá desarrollar un sentido de asociación entre las palabras que escuche y las ilustraciones de los libros, lo que facilitará su aprendizaje al momento de leer.

Tal asociación, se puede mejorar, cuando nos encontremos leyéndoles algún libro, y le vayamos señalando ilustraciones o imágenes que correspondan a las palabras pronunciadas.

Iniciando el aprendizaje del abecedario

Posterior a la aplicación de las sugerencias anteriores, es necesario avanzar con la siguiente medida, la cual consiste en enseñarles las letras de forma individual, siendo que por regla general, se comienza a mostrarles las vocales y luego las letras consonantes.

Para lograr este cometido, se pueden elaborar tarjetas con cada letra, y luego de mostrarles las mismas, pedirles que las identifiquen, para lo cual se les puede indicar que palabra de uso diario se escribe con determinada letra.

Luego que sean capaces de identificarlas y llamarlas por su nombre, se les puede enseñar la forma de pronunciarlas o el fonema de cada letra.

Practicando la identificación de las letras

Practicando la identificación de las letras

Más allá de las sesiones de estudio, también podemos aprovechar cada circunstancia de la vida diaria, para afianzar tal aprendizaje, de tal manera que cada objeto, bien sea en la casa o fuera de ella, la puedan asociar con la letra usada para escribirla (en principio la letra inicial de cada palabra.)

Ejemplo de esta modalidad, pudiese ser el momento cuando vayan al supermercado y visualicen el letrero de “Cereales”, y se les pueden pedir que identifiquen su letra inicial, y a medida que avancen en su aprendizaje, que nos digan todas las letras de tal palabra.

En una primera etapa, que el niño vea esta práctica como un juego, sin necesidad de presionarlos, y cuando tenga dudas ayudarlo, y cuando tenga los aciertos felicitarlo y auparlo a que continúe de esta.

Ya en esta fase, se puede agregar la práctica del sonido de cada letra o también denominado fonema, para que cuando vaya a ejecutar la pronunciación de palabras completas existe coherencia entre todas las letras y sus sonidos.

Aplicando juego de recortes de palabras.

En este sentido, el niño podrá disfrutar de una especie de armado del clásico juego de rompecabezas, pero con la variante que armará palabras completas.

Para lograr tal fin, se sugiere recortar las palabras en sílabas, utilizando cartones o tarjetas, y luego pedirle que las una en el orden correcto.

Otras formas  de juegos didácticos para la lectura

Aunque existe una amplia variedad de enseñar la lectura a los niños, una forma común es propiciar la memorización de palabras que usen a diario, ya que está demostrado que la repetición de cualquier lección incentiva su aprendizaje.

Y siendo palabras de uso diario, su memorización y posterior asociación con cada letra, incrementa la velocidad de captación del aprendizaje.

Por otra parte, se pueden usar videos con sus canciones favoritas, y que vaya asociando las palabras a dicha canción, y las letras a cada palabra.

Deja tu respuesta