Embarazo

Movimientos del bebé en el vientre

Durante el embarazo, y desde el primer instante en que nos enteramos que tendremos un bebé, debemos considerar el mejor cuidado tanto para el feto como para la madre, es por ello que el tema de hoy es acerca de los movimientos del bebé en el vientre.

No obstante debemos tener claras algunas características de los movimientos que sentirá la madre en su vientre, por lo que es conveniente conocer en cual etapa del embarazo se inician los movimientos perceptibles del bebé.

Adicional a la cronología de los movimientos, con cual intensidad se podrán sentir los mismos.

Todo esto teniendo en cuenta que cada mujer y cada embarazo es distinto, incluyendo cada bebé, por lo que las características de los movimientos no siempre tendrán el mismo comportamiento.

Sin embargo, existen condiciones o comportamientos “normales”, que podemos tomar como referencia respecto al comportamiento del bebé dentro del vientre.

En tales condiciones normales, podremos indicar, con cierto grado de precisión o de certeza, la capacidad y frecuencia de movimientos del bebé, así como también la etapa o meses del embarazo donde la mujer podrá notar los movimientos.

En términos generales los movimientos del bebé, podrán notarse en el lapso comprendido entre las 16 0 20 semanas del embarazo, lo cual se mantendrá hasta el momento del parto.

Ahora bien, antes de las 16 semanas, el bebé si podrá moverse, pero la magnitud de los movimientos no ocasionará la presión suficiente sobre las paredes del útero para que los mismos se puedan percibir.

Etapas de los movimientos del bebé en el vientre de la madre

Etapas de los movimientos del bebé en el vientre de la madre
  • En primera instancia, el embrión comenzará un proceso de crecimiento a pasos acelerados, con lo que la formación de las principales características externas del bebé iniciarán su consolidación, hasta convertirse en lo que conoce como el “feto”.

Esto sucede aproximadamente a partir de la semana número 8, momento en el cual se inicia la etapa fetal luego de culminar la fase embrionaria.

  • Posteriormente, ya el bebé se moverá con mayor frecuencia, aunque todavía la madre no percibirá tales movimientos. Ya para la semana 12, el bebé podrá cerrar la manito (o empuñar los dedos).

Alrededor de la semana 14, el bebé ha logrado desarrollar más tejido óseo y muscular, y los huesos adquieren mayor dureza.

En esta fase, el bebé inicia los movimientos de succión de la boca, así como otros movimientos activos.

  • Ya para la semana número 20, el bebé incrementa sus movimientos y es posible que la madre pueda sentir cierto grado de agitación en la parte inferior del abdomen.

Estos primeros movimientos, la madre los puede percibir como una especie de burbujeos, sin llegar a convertirse en las esperadas y tradicionales pataditas.

  • Ya para la semana número 23, el bebé al tener mayor desarrollo muscular y estar un poco más activo, y es donde acumula grasa, la madre podrá sentir los movimientos de una forma más clara.
  • Al llegar la semana 26, el bebé posee el reflejo de sobresalto y prensil, los cuales se pueden sentir con consecuencia de un sobresalto de la madre, sonidos fuertes, movimientos bruscos, entre otras razones.
  • Cuando el embarazo ha alcanzado la semana 32, el bebé por tener un mayor tamaño, contará con menos espacio para moverse, sin embargo continuará moviéndose hasta el momento del parto.

Ya en esta etapa los movimientos se pueden percibir con mayor intensidad, e inclusive de forma visual, podremos ver los bultos moviéndose en la barriga de la embarazada.

  • Cuando se ha llegado al último mes de embarazo, y se encuentra próxima la fecha de parto, los movimiento se reducen, pero el bebé si seguirá haciendo ciertos movimientos.

Esto ocurre debido a que ya el espacio es mínimo para moverse, pero en caso de no sentir movimiento alguno, es preciso que la madre acuda de forma inmediata al su médico tratante.

La tecnología para ver sentir los movimientos

Debido a los últimos avances tecnológicos, en la actualidad se puede hacer muchos más que sólo sentir los movimientos del bebé, ya que mediante las ecografías, hechas en el último trimestre del embarazo; observar en un monitor los movimientos del bebé.

Tanta precisión de visualización nos permiten estos exámenes, que podemos ver incluso algunos movimientos que no se sienten en la superficie de la barriga de la madre.

En la actualidad contamos con ecografías de alta definición, tanto en 3D como en 4D, mediante las cuales podemos ver un mayor detalle, tales como si el bebé sonríe, si llega a fruncir el ceño y otros gestos que antes era imposible visualizarlos.

¿Con que frecuencia se mueve el bebé dentro del vientre materno?

¿Con que frecuencia se mueve el bebé dentro del vientre materno?

Aunque ya hemos mencionado que no todos los embarazos son iguales, difiriendo tanto el comportamiento del bebé como la sensibilidad de la madre, existen algunos parámetros considerados como normales.

En tal sentido, por lo general, el bebé tiene un ciclo irregular de sus movimientos a lo largo de todo el día, siendo que a veces sólo se moverá por espacio de pocos segundos y en otras ocasiones podrá hacer algo de “ejercicio” por un lapso aproximado de 1 hora.

Sin embargo, esta medición de la frecuencia, puede no ser tan precisa, ya que el bebé poder moverse, y si los movimientos son de poca intensidad, y por otra parte la madre se encuentra concentrada en alguna actividad, es posible que no los perciba.

Así mismo, el bebé puede tener lapso de reposo, los cuales pueden durar entre 40 minutos y hasta varias horas.

En términos generales los bebés se mueven con mayor frecuencia en horas nocturnas, cuando la madre se encuentra acostada descansando.

Algunos consejos para la madre

Es posible que la madre haya tenido algún día de gran ocupación, y no haya percibido los movimientos del bebé, y es posible que tanto la madre como el padre, puedan sentir algo de preocupación, en cuyo caso sugerimos lo siguiente:

  • Acostarse sobre el lado izquierdo, y apoyar la barriga en una almohada y esperar unos minutos.
  • Sentarse, colocar los pies en alto, relajarse y esperar un momento.
  • Se puede acariciar la barriga o colocar una caja musical sobre la misma, de tal manera de estimular al bebé a que se despierte.

Deja tu respuesta