Recién Nacido

Las fontanelas y todo lo que hay que saber al respecto

Cuando los bebés nacen, estos no tienen desarrollados en su totalidad todos los órganos y partes de su cuerpo, pero esto es perfectamente normal, si está dentro de algunos parámetros preestablecido, entre estos aspectos en desarrollo normales están las fontanelas.

Una de las cosas que acompañan a un bebe en sus primeros meses de vida, son las fontanelas, en este artículo te explicamos todo lo que debes saber acerca de ellas.

¿Qué es una Fontanela?

¿Qué es una Fontanela?

Se le llama fontanelas a las partes blandas y blancas que posee un bebe en su cráneo cuando nace, así como en sus primeros meses de vida.

La cabeza es una parte del cuerpo, que con el paso del tiempo, va a crecer, por esta razón, los huesos que protegen el cerebro no están unidos por completo, sino que existen suturas y tejidos elásticos que los mantienen así.

Es por esto, que en las áreas donde no se encuentran estas suturas, hay partes blandas y curveadas sin ningún tipo de dureza, que son denominadas fontanelas. Las mismas se pueden encontrar presentes en la parte superior, posterior y laterales de la cabeza, y son ligeramente firmes al tacto.

Función de las Fontanelas

Aunque puedan causar preocupación e incertidumbre en los padres, es importante que se tenga claro, que las fontanelas existen por razones de mucha importancia para los primeros momentos de vida de los niños, y que si cumplen con una serie de características, son perfectamente normales.

La principal función de estas zonas blandas, es precisamente, permitir que la cabeza del niño pueda pasar por el canal de parto sin que ocurran complicaciones, un ejemplo podrían ser las malformaciones.

En otras palabras, las fontanelas permiten que el cráneo del bebé sea flexible, logrando incluso, que algunos huesos se sobrepongan unos con otros.

Además, las fontanelas también ayudan a que la cabeza y huesos del niño vayan creciendo y desarrollándose correctamente, ya que estas se van solidificando a medida que los huesos se fortalecen y fusionan.

Tipos de Fontanela

Como se ha mencionado antes, los niños cuentan comúnmente, con seis fontanelas en la cabeza, de las cuales dos, se encuentran posicionadas en zonas que sufren constantes cambios, y son las más palpables a simple tacto.

La primera, frecuentemente llamada “la anterior” está ubicada en la parte superior de la cabeza con forma de rombo, es la de mayor tamaño, midiendo un aproximado de 2,5 centímetros, y a su vez, la que más tiempo tarda en cerrar (lo hace generalmente entre los primeros 7 a 19 meses de vida del bebé).

Igualmente está la segunda, que habitualmente es denominada “la posterior”; se encuentra en la parte trasera de la cabeza con una forma triangular, y es considerablemente más pequeña, apenas mide 0,6 centímetros, por lo que, se cierra con más rapidez (aproximadamente entre los 2 o 3 primeros meses de vida del bebe).

Variantes en las Fontanelas

Aunque esto sea un elemento que se encuentra presente en todos los bebes pequeños, es importante que se observen y palpen (con mucha delicadeza, ya que no se recomienda hacer mucha presión innecesaria en el área) las fontanelas, para así, notar con rapidez posibles cambios que puedan presentar.

Están las llamadas fontanelas abultadas, que señalan un aumento en la presión intracraneal. Hay que prestar especial atención cuando estas se tensan continuamente, una buena forma es poner cuidado a los momentos después de que el bebé llore y ya esté tranquilo, pues esto ya es una señal de alarma, y hay que acudir al médico para que de las recomendaciones pertinentes.

Así mismo, también existen las fontanelas hundidas, y estas son relativamente fáciles de identificar, puesto que, la curva de la fontanela es inusualmente más grande en comparación con la forma del cráneo.

Si esto se encuentra acompañado de diarrea o problemas digestivos, probablemente se esté frente a un caso de deshidratación.

También se puede presentar el caso, de que la fontanela tenga mucho movimiento, pero esto es normal debido a que están conectadas al corazón y son zonas muy vascularizadas.

Medición de las Fontanelas

Medición de las Fontanelas

Curiosamente, las fontanelas son uno de los elementos más utilizados por los médicos para poder supervisar, y hacer un seguimiento constante del desarrollo del cráneo de los bebés, por lo cual, sus medidas son esenciales para detectar cualquier irregularidad.

Los encargados de medir dichas áreas, son lógicamente, los pediatras y enfermeras especializadas. Es un procedimiento sumamente sencillo que no requiere de nada más que las manos, la medida estándar máxima es de tres por tres, es decir, el especialista coloca tres de sus dedos de forma vertical, y luego repite este paso pero esta vez de forma horizontal.

Igualmente, los médicos y enfermeras examinan la abertura de la fontanela, debido a que si se encuentra excesivamente abierta, puede ser sinónimo de un aumento de líquido en el cerebro.

Si por el contrario, se observa que la fontanela está muy estrecha, se deben realizar estudios y un seguimiento minucioso, ya que se puede estar ante un caso de craneosinostosis (cierre prematuro de las fontanelas que da pie a mal formaciones irreversibles de la cabeza), lo cual debe ser tratado al instante para que la cabeza pueda seguir creciendo adecuadamente.

Cuidados y Recomendaciones de las Fontanelas

A pesar de que se trata, de zonas del cuerpo muy flexibles y resistentes, no está demás mantener cierto tipo de cuidado con las fontanelas, así como ayuda para que las mismas se encuentren cerradas a los 18 meses, que es lo normalmente recomendado.

Por el contrario de lo que se pueda creer o pensar, recibir un golpe o impacto en esa área del cerebro, no es perjudicial ni representan un peligro mayor para las fontanelas, ya que, precisamente ellas brindan una gran protección en caso de que se produzca algún golpe fuerte o traumatismo.

Claro está, que recomendamos tener especial cuidado y observación a los bebes cuando juegan, para evitar este tipo de golpes innecesarios, no hay que olvidar que, aunque las fontanelas son más resistentes de lo que parecen, es mejor no ponerlas en riesgo.

A su vez, la dieta que los niños reciban contribuirá en gran medida al cierre puntual de las fontanelas, por ejemplo, una alimentación rica en calcio, puesto que, este es el aliado perfecto para el buen desarrollo de los huesos.

Asimismo, se recomienda dar lactancia exclusiva, mínimo los primeros seis meses de vida del niño, dado que, este es el mejor alimento que se les puede proporcionar en ese momento, gracias a sus múltiples nutrientes que ayudan al fortalecimiento y crecimiento general del niño.

Finalmente, una actividad diaria que les hace mucho bien a los bebes, es exponerlos un mínimo de media hora (tomando los cuidados pertinentes) a la luz solar, esta es altamente rica en Vitamina D, la cual ayuda a fortalecer y fijar el calcio presente en los huesos.

Deja tu respuesta