Embarazo

¿Qué es el flujo vaginal en el embarazo?

No es un secreto para nadie que, cuando una mujer está embarazada, tiene que pasar por múltiples procesos biológicos. El flujo vaginal es uno de ellos. Si bien es cierto que se trata de algo normal, pues todas las féminas que han dado a luz o que están en cinta han podido experimental, también existen múltiples factores donde debe ser motivo de preocupación para la gestante.

Ese es el tema que trataremos el día de hoy. Abordaremos las claves para entender qué es el flujo vaginal, por qué ocurre y en qué momento deberías tener preocupación si llevas un bebé a bordo. De seguro tenías dudas sobre ello, por lo que aquí te vamos desvelar todos los detalles.

¿A qué se le denomina flujo vaginal?

¿A qué se le denomina flujo vaginal?

Lo primero que debes tener en cuenta, es que cuando hablamos del flujo vaginal, hacemos referencia a la pérdida de este flujo que puede ocurrir en múltiples etapas del crecimiento de una mujer, aunque en una mayor proporción ocurre cuando están embarazadas.

Entendiendo que puede ocurrir en cualquier punto de su desarrollo, es que podemos aludir como un proceso normal que también está incluido en el ciclo menstrual de las damas. No es un motivo de preocupación, salvo en algunos episodios que te vamos a dar a conocer.

En tal sentido, como es una pérdida frecuente que ninguna dama se escapa de ello, solo tienes que saber diferenciar cuándo es anormal para pedir la ayuda correspondiente.

¿Cómo es el flujo vaginal?

Al hablar del flujo vaginal, estamos aludiendo a un flujo lechoso que tiende a ser similar al que suelen tener las mujeres antes de que llegue la menstruación. Este tiende a ser claro y dependiendo de la situación, el mismo puede llegar a ser abundante, que es lo que suele ser definido en el ámbito de la medicina como leucorrea.

Uno de los ejemplos claro cuando las féminas se ven inmersas en un flujo intenso, es que optan por llevar consigo salvaslip o bien sea compresa que les permita de alguna manera estar más tranquilas, cómodas y seguras. Pues, vale decir que, el flujo vaginal se torna un escollo para las damas y hasta las lleva a tener mal genio.

Detalles importantes que debe conocer una mujer embarazada

De acuerdo a la visión de los expertos, al momento en que una mujer queda embarazada y quiera detener el flujo vaginal, se sugiere que bajo ningún concepto utilice tampones. Estos podrían ser el detonante de una infección que puede ser peor y pondría en riesgo la salud de la gestante.

En caso de que tú estés pasando por un cuadro médico similar, lo ideal sería que comiences a apuntarte a una ropa interior que te garantice comodidad. Por ejemplo, la ropa interior de algodón es una alternativa perfecta.

Aunque claro, este último aspecto debe ir acompañado directamente por una buena higiene en la zona en los genitales. Es decir, limpieza y que siempre esté seca.

Y es que, la humedad en dicha zona puede ser el ambiente propicio para que aparezcan las bacterias. Por supuesto, los expertos atañen que, la limpieza es a consciencia, no conviene que limpies con exceso, porque puedes perder el pH de la vagina.

¿Cómo debe ser la limpieza de la vagina durante un embarazo?

¿Cómo debe ser la limpieza de la vagina durante un embarazo?

Es una de las dudas más grandes que tienen las mujeres cuando están embarazadas, la forma correcta de limpiar su vagina. Los médicos siempre han sido enfáticas al puntualizar que, la higienización de esta parte íntima tiene que ser necesaria, no excesiva.

Han expuesto que, si la mujer opta por lavarse muy a menudo esta área del cuerpo, puede verse en graves peligros, porque irá eliminando de forma paulatina la flora protectora natural que se encuentra en la vulva. Cabe destacar que, una de las señales de que existe un lavado vaginal incorrecto, es que la dama empieza a sentir molestias en el área.

Todo esto porque la vagina está más propensa a que lleguen las bacterias y podría ser causante de una enfermedad llamada vaginitis. Bajo esta circunstancia, es fundamental que te des dos duchas diarias. Tanto en el día como en la noche. Más allá de eso, sería considerado exceso.

No podemos olvidar que, durante las etapas del embarazo, el flujo vaginal tendrá una presencia muy notoria. Sucede, en gran parte, por la producción de estrógenos y que también hay un aumento de sangre que va dirigida a la vagina. Entonces, con este consejo, ya tienes la forma perfecta de contrarrestar el flujo vaginal sin poner en peligro tu bienestar.

Síntomas que te avisan que debes buscar ayuda

No solo cuando una mujer está embarazada tiene que ir al médico. Sino que, en cualquier momento de la vida de una dama, el flujo vaginal se puede tornar inusual. Por ello, tiene que ser examinado por un especialista. Sin embargo, para hacerte más claro el panorama, te diremos cuándo deberías buscar ayuda para evitar males mayores:

  1. Cuando tienes el flujo vaginal de color amarillo tienes que buscar inmediatamente la asesoría de los profesionales. Puede ser una señal de que tienes una enfermedad. También, sucede cuando está en color verde o espeso.
  • Si tu flujo vaginal tiene un olor muy desagradable es un signo de infección. En este sentido, has de recurrir a una evaluación para que evites complicaciones. Mucho más si estás en estado de embarazo.
  • En caso de que llegues a tener algún tipo de ardor, picor, sientes dolores o la zona de tu vagina está rojiza, es una casual de un padecimiento y es expedito la asistencia de un experto.
  • Teniendo en cuenta cado uno de estos planteamientos, podrías actuar a tiempo y nunca poner en jaque tu bienestar que es lo importante en todo momento.

Casos de alerta

Existen circunstancias donde el flujo vaginal es normal como los repasamos en párrafos iniciales. Pero, si bien la asesoría debe estar siempre, habrá puntos donde indiscutiblemente tendrás que irte corriendo al médico. Si tú estás embarazada, y en lugar de ser flujo vaginal lo que haces el perder sangre, es preciso que vayas a tu doctor de confianza.

Y es que, se tiene en consideración de que puedes estar en presencia no de un flujo, sino más bien de la posibilidad de que haya un tipo aborto. Asimismo, es importante hacer énfasis en que puede que no estés botando sino el llamado líquido amniótico. Claro, esto sucede cuando estás por finalizar tu etapa como gestante.

En definitiva, todo va a depender del evento por el que estés pasando, pero si de algo puedes estar convencida, es que solo de la mano de los profesionales podrás salir bien librada del flujo vaginal estando embarazada y saber que tu vida y la del bebé no corren peligro.

Deja tu respuesta