Embarazo

Duración de Embarazo

El embarazo es un fenómeno especial para el ser humano y especialmente para la mujer. Este período está lleno de cambios, novedades y fantasía, pero también lleno de incertidumbre. Hay tantas cosas nuevas en la vida diaria de una mujer embarazada que la hacen dudar de ella sin cesar.

Aunque se suele decir que el embarazo tiene una duración de 9 meses, el período de gestación calculado por el ginecólogo es en semanas. Pero, ¿por qué debería medirse en semanas? ¿Cuántas semanas puede durar el embarazo?

Duración del embarazo por semanas

Duración del embarazo por semanas

Definitivamente, quieres saber cuántas semanas dura realmente el embarazo, especialmente para las mujeres embarazadas que están en su primer trimestre y no saben cuántas semanas tienen.

Este tiempo se calcula semanalmente, es decir, el tiempo que tarda el bebé en formarse y crecer en el útero de la futura madre.

 Sin embargo, el embarazo comienza el día de la concepción, generalmente en la fecha cercana a la ovulación, aunque la fecha del último período menstrual se suele utilizar como fecha de referencia, porque a las mujeres muchas veces les resulta difícil saber en qué momento ovula o en qué momento concibe al bebé.

El tiempo normal de duración del embarazo es de 37 a 42 semanas. Por lo tanto, si el trabajo de parto se desencadena durante este período, se denomina parto regular.

Para determinar con precisión su edad gestacional (semanas de embarazo), el obstetra (médico que controla a las mujeres embarazadas), considerará tanto la fecha de su último embarazo como los datos de medición fetal proporcionados por la ecografía. Siempre que no haya contratiempos, se recomienda esperar a que el trabajo de parto comience espontáneamente.

Es precisamente por ello, que los siguientes datos se utilizan para calcular la edad gestacional: el tiempo de gestación, medido desde la última menstruación. Sin embargo, una vez que se conoce la fecha exacta de la concepción, se agregan 266 días, es decir, las 38 semanas exactas que dura el período de gestación (normalmente).

Seguidamente, esta diferencia de dos semanas corresponde al período desde la fecha de la menstruación hasta el día de la ovulación, que generalmente ocurre entre 12 y 14 días después de la menstruación y es en realidad el momento en que ocurre la concepción.

Por ende, el bebé puede nacer entre dos semanas antes y entre siete y catorce días después de la fecha en la que se alcanzan las 40 semanas. Estos márgenes se consideran normales.

Durante las últimas semanas de embarazo, el médico supervisará continuamente, para garantizar la salud de la madre y la salud del bebé. Y si no dio a luz en la semana 41 + 3 días, el obstetra le indicará el inicio del trabajo de parto. El surgimiento de una sensación de malestar sumado a la ansiedad producto del cuidado de la salud del bebé son motivos para esperar con impaciencia el momento del parto.

En el primer encuentro, el médico le preguntará a la futura madre, entre otras cosas, la fecha de su última menstruación con el fin de determinar una fecha probable de parto en base al cálculo ya visto.

Posteriormente, cuando se realiza la primera ecografía, se puede corregir la fecha si se comprueba que el embarazo efectivamente está más o menos avanzado de lo que se determinó originalmente.

Cabe destacar, que lo anteriormente descrito, es producto de la regla de Naegele, que viene siendo la forma estandarizada para calcular la fecha probable del parto (FPP) de una gestante, la misma está aprobada y recomendada por la Organización Mundial de la Salud.

Con frecuencia, en la comunidad médica cuando se establece la duración del embarazo se utilizan las semanas como medidas por encima de los meses pues estas resultan de mayor precisión para la cobertura del plazo de tiempo.

Desarrollo del Embarazo

Desarrollo del Embarazo

El primer trimestre

De las 4 a las 8 semanas

  • Antes de la cuarta semana no tiene todavía aspecto humano.
  • A las 4 semanas, el embrión tiene el tamaño de un grano de arroz y forma como de reptil.
  • A las 6 semanas se le pueden ver los ojos cerrados, la columna vertebral y un corazón que late.
  • En la séptima semana el embrión ha crecido unas 10.000 veces más que el óvulo fecundado. La madre presentará su primera falta de menstruación y puede notar algunos signos: cansancio, mareos, vómitos y náuseas matutinas, ENTRE OTROS.

De las 8 a las 12 semanas

  • Ya todos los órganos fetales están prácticamente formados y empiezan a funcionar. Ojos, nariz y boca están en su lugar definitivo.
  • A las 9 semanas los brazos y las piernas ya tienen sus tres partes: manos, antebrazo y brazo; y pie, pierna y muslo. Aparecen los dedos, pero no muy bien diferenciados todavía.

El segundo trimestre

De las 12 a las 20 semanas:

  • La cabeza ya se puede distinguir perfectamente bien del tronco y ya se pueden diferenciar sus ojos, nariz, boca y orejas. La madre ya nota el crecimiento de su útero, el cual irá desplazando progresivamente los órganos internos maternos causándole unas molestias: digestiones pesadas, acidez de estómago, orinar frecuentemente.
  • Es el momento adecuado para realizar, si es necesario, estudios de diagnóstico prenatal.

De las 20 a las 24 semanas:

  • A las 20 semanas puede verse el sexo del feto.
  • La madre ya puede empezar a notar los movimientos del feto en forma de patadas.
  • El feto empieza a moverse, abrir y cerrar las manos, bostezar… Durante muchos periodos dormirá, principalmente coincidiendo con el sueño materno.
  • Se comprueba entonces que la velocidad de su corazón es superior a la del nuestro: 120-160 latidos por minuto.
  • Por ecografía se observa ya claramente la cabeza del niño y también se ve latir su corazón.

El tercer trimestre

De las 24 a las 28 semanas

  • La cabeza pierde su carácter velloso para ser sustituido por pelo.
  • Comienza el desarrollo de los pulmones, preparándose para el nacimiento.

De las 28 a las 40 semanas

  • El feto crece y engorda, así como el vientre materno.
  • El corazón fetal late muy rápido, hecho que es normal.
  • Los pulmones empiezan a fabricar una sustancia llamada surfactante, pero no en cantidad suficiente para respirar solo.
  • Frecuentemente el feto se halla posicionado con la cabeza orientada en la pelvis materna.
  • En los dos últimos meses el feto cambia de aspecto, pues adquiere ya la grasa bajo la piel, y ésta se pone más tensa y de color rosado. De esta manera el feto consigue una imagen más rellena y apropiada.

Deja tu respuesta