Embarazo

Diferencias entre las contracciones falsas y las contracciones de parto

Sin lugar a dudas, la espera del nacimiento de un hijo, tiene una gran importancia, a la hora de tomar las previsiones de esta etapa de la vida, tanto para el hombre como para la mujer y un elemento importante para la previsión de un embarazo son las contracciones falsas.

Es por ello que, un aspecto vital es el saber diferenciar cuando estamos en presencia de falsas contracciones de aquellas contracciones que si son conducentes al tan esperado parto o nacimiento del bebé.

En tal sentido, en las próximas líneas indagaremos respecto a ciertos aspectos, a tener en cuenta por las mujeres embarazadas, al momento de sentir las contracciones, siendo que existen ciertas características que difieren en base a su clasificación.

A tales efectos, se deben considerar variables, tales como: duración de cada contracción, frecuencia y la intensidad de las mismas, las cuales nos determinaran si el momento del parto ha llegado o no.

Sin embargo, cada mujer tiene sus características propias, y se pueden dar casos en que casi no sientan las contracciones, y por el contrario embarazadas que tengan varios días con contracciones hasta el momento del parto.

En ambos casos, y la única condición para llevar a feliz término el embarazo, es que la mujer presente la debida dilatación del cuello uterino, lo cual se logra mediante las contracciones.

Cabe destacar que, las llamadas falsas contracciones, también conocidas como contracciones de Braxton Hicks, tiene una frecuencia esporádica donde se contrae el músculo uterino, aunque dicha frecuencia se incrementa a medida que se aproxima la fecha del parto.

La principal característica de las contracciones falsas, es que estas no ocasionan mayor grado de dolor, aunque si pueden tener ciertas molestias, las cuales se pueden incrementar en la parte final del embarazo.

Características de contracciones falsas y las contracciones de parto

Características de contracciones falsas y las contracciones de parto

Es importante que las mujeres embarazas, tengan su conteo de las semanas de embarazo, con el mayor grado de exactitud posible, ya que esta es una variable de importancia a la hora de clasificar las contracciones.

En tal sentido podemos diferenciar o identificar las contracciones de la siguiente manera:

Contracciones Falsas

Aunque no son conducentes al parto en sí, cumplen cierta función previa al parto, y se pueden subdividir de la siguiente forma:

  • Contracciones de entrenamiento: se presentan aproximadamente a partir del mes número 8 del embarazo, tiempo en el cual disminuyen los niveles de progesterona y se incrementan los niveles de oxitocina.

Estas contracciones, acondicionan el útero, para los próximos movimientos de expulsión que tendrán lugar durante el parto.

  • Contracciones prodrómicas: las cuales se presentan en las últimas 2 semanas del embarazo, y cumplen la función de expulsar el tapón mucoso y borran el cuello del útero.

Estas contracciones, tiene una duración aproximada de 15 a 20 segundos, y son sentidas en la parte baja del abdomen.

Contracciones de Parto

Este tipo de contracciones, se dan antes y posteriores a las labores de parto, con las siguientes consideraciones:

  • Contracciones de dilatación: se presentan cuando se inicia el proceso real de parto, siendo que inicialmente poseen una duración de 20 segundos, incrementando su intensidad y frecuencia.

Cuando se presenten cada 10 minutos, será el momento de acudir al hospital.

  • Contracciones de transición: en esta fase, el bebé inicia su descenso por el canal de parto, y las mismas se producen con mayor frecuencia con una duración aproximada de noventa segundos.
  • Contracciones de expulsión: poseen el mayor grado de intensidad, y mayor tiempo de duración, y ayudan a que salga el bebé, y luego de su salida, las contracciones tendrá menos dolor hasta que sea expulsada la placenta.
  • Contracciones postparto: se presentan al día siguiente, y se dan por la recolocación de los órganos internos. Estas contracciones pueden parecer a retorcijones.

Elementos diferenciadores entre las falsas contracciones y contracciones de parto

Con el fin de poder identificar cuando se está en presencia de contracciones falsas o de parto, es conveniente precisar los siguientes aspectos relevantes:

Frecuencia

  • Las contracciones de parto se dan con un ciclo constante o de forma rítmica. Cada vez se incrementará su frecuencia así como su duración.
  • En el caso de las contracciones falsas, no tiene un ritmo constante, aun cuando su frecuencia puede aumentar a medida que se acerque el momento del parto.

Su aparición no se manifiesta mediante un patrón constante.

Grado de Dolor

  • En el caso de contracciones de parto poseen dolor, y se produce el endurecimiento del abdomen, y el dolor no se quita aunque se cambie la postura o se hagan caminatas.
  • En cuanto a las falsas contracciones, pueden ocasionar ciertas molestias, aunque sin mayor grado de dolor. Se produce cierto endurecimiento del vientre, pero el dolor se quita cuando se cambia de postura.

Grado de Intensidad

  • Las contracciones de parto pueden durar hasta los 90 segundos.
  • Las falsas contracciones duran un lapso entre los 15 y 20 segundos.

Localización

  • En las contracciones de parto: el dolor se refleja desde la espalda hasta la zona baja del abdomen.
  • En el caso de las falsas contracciones, se presentan molestias en la zona baja del abdomen.

Recomendaciones de Interés

Recomendaciones de Interés

Aunque ya hemos precisado ciertos aspectos de relevancia, para diferenciar las contracciones falsas de aquellas de parto, se pueden dar casos en que su diferenciación no sea un proceso sencillo o a simple vista.

De allí la importancia, de aplicar ciertas recomendaciones, tales como:

  • Precisar o llevar el conteo exacto de las semanas de embarazo.
  • Disponer de una libreta, para ir anotando la cantidad de contracciones, su frecuencia y duración. Es recomendable utilizar un reloj para mayor precisión.
  • En caso de sentir incremento de la presión en la zona de la pelvis, la aparición de cólicos abdominales, pérdidas de líquido amniótico o de sangre, se debe acudir inmediatamente al médico tratante.
  • Comparar los síntomas de las contracciones de parto, versus el conteo de las semanas de embarazo, ya que es posible que se presente un parto prematuro.

Es importante destacar que, los aspectos antes mencionados, son a manera de referencia, y recordar que cada mujer es distinta, pudiendo sentir las contracciones con diferentes grados de duración, intensidad y frecuencia.

En caso de presentar cierta incomodidad, más allá de lo normal, y que no se tenga certeza respecto al tipo de contracciones, se debe acudir al hospital, donde recibirán la orientación definitiva de si ha llagado o no el momento de parto.

Deja tu respuesta