Embarazo

Consejos para quedar embarazada

Para muchas mujeres, quedar embarazada es su principal anhelo y deseo, y en muchas ocasiones el tan esperado embarazo no llega tan fácilmente, por distintas razones.

Es por ello que, en las siguientes líneas indicaremos ciertos consejos para lograr el embarazo de una forma rápida, sin traumas y hasta en un tiempo planificado.

No obstante, es preciso considerar que si una mujer no queda embarazada, se puede deber a múltiples razones, pudiendo ser por factores de tipo físico o biológico, psicológico, entre otros aspectos negativos.

Es por ello que los siguientes consejos tienen como fin aumentar la probabilidad de embarazo en un tiempo prudente, ya que el embarazo en muchos hogares, es una etapa planificada para el crecimiento de la familia.

Tal planificación, obedece en un gran porcentaje a razones económicas o laborales, siendo que si se cumplen ciertas circunstancias en su vida, bien sea de la futura madre, del padre o de ambos, pueden tomar la decisión de buscar el embarazo deseado.

A continuación los mejores consejos para aumentar la probabilidad de lograr el embarazo:

Llevar una alimentación sana y equilibrada para quedar embarazada

Llevar una alimentación sana y equilibrada para quedar embarazada

Por razone obvias, se debe prestar especial atención a los alimentos consumidos antes el embarazo, ya que de ello depende en gran medida el funcionamiento óptimo de todo el organismo y sus funciones reproductivas.

Ejemplo de ellos es si, la mujer consume cantidades excesivas de alimentos, o si por el contrario deja de comer lo necesario, puede traducirse en un aumento de peso y por consiguiente se incrementa la producción de andrógenos y de insulina, afectando los niveles de fertilidad.

Es por ello que la dieta diaria, debe buscar el mayor equilibrio posible, para evitar consumir menos de lo mínimo requerido y por el contrario, tampoco consumir más de lo necesario.

A tales efectos, la mujer debe consumir las proporciones exactas de proteínas y grasas. De igual manera, reducir el consumo de ciertos alimentos dañinos, tales como: cafeína, refrescos de cola, grasas, fritos, azúcar, y menos cantidad de sal.

Por otro lado, tratar de consumir alimentos que tengan cierta cantidad de ácido fólico.

Prácticas hábitos sanos

Si ha llegado el momento y pretendes tener un bebé, en primera instancia debes preparar el cuerpo, liberándolo de malas prácticas, tales como fumar, trasnochos, consumo de drogas o de alcohol.

De igual manera, es aconsejable iniciar la práctica de algún deporte para mejorar todos los niveles de funcionamiento de tu organismo y hasta perder los kilos que se tengan demás.

Debemos recordar que ningún extremo es bueno, siendo que tanto el exceso de peso como una delgadez extrema, pueden afectar el proceso de fertilidad, llegando afectar el ciclo de menstruación.

Se sugiere que el índice de masa corporal (IMC) tenga valores en el rango de 20 a 25.

Adaptación del Padre

El embarazo, no es una tarea sólo de la madre, por lo que también el padre debe considerar sus hábitos, y se sugiere que tenga una vida más saludable al igual que la madre.


En tal sentido, considerar que el consumo de alcohol, puede ocasionar problemas de erección y hasta es capaz de debilitar el semen.

Se recomienda que el padre practique una rutina de ejercicios o algún deporte, a la par de mantener una dieta balanceada, ya que unos de las razones de infertilidad es la obesidad.

Mantener un control médico adecuado

Una vez que se haya tomada la decisión de planificar un embarazo, se sugiere aplicar un control de cita médicas con el ginecólogo de su preferencia. Donde podrá recibir la orientación respecto a que niveles mejorar de su estado de salud para conseguir el tan deseado embarazo.

En tal control médico, se podrá precisar el estado actual de la mujer, tanto su peso, valores de cardiacos, tiroides, entre otros aspectos fundamentales, con lo que se podrán tomar ciertos tratamientos para ayudar a su organismo.

Aplicar el tratamiento estricto indicado en las consultas ginecológicas

Aplicar el tratamiento estricto indicado en las consultas ginecológicas

Cada cuerpo es distinto, por lo que el diagnóstico hecho por el ginecólogo y posterior a los exámenes de rigor, puede resultar en recetar cierto tratamiento para mejorar algunos niveles deseados.

Tal tratamiento debe aplicarse con estricto cumplimiento para que su organismo obtenga la ayuda necesaria y mejor su proceso de fertilidad.

Un ejemplo resaltante, puede ser el consumo de ácido fólico, el cual es un nutriente que cumple la función en mejorar la formación de los tejidos maternos del embarazo.

Precisar el ciclo menstrual

El proceso para conseguir el embarazo, dependerá por razones biológicas, del proceso y lapso de ovulación de la mujer, por lo que es imprescindible conocer el ciclo menstrual.

Lo anterior es importante, debido a que los días centrales entre cada ciclo menstrual, son los considerados de mayor fertilidad,  lapso en el cual se incrementa la probabilidad de que el espermatozoide logre la fecundación del óvulo.

Mejorar la frecuencia sexual

Una vez precisado los días de mayor fertilidad, es conveniente incrementar la práctica sexual con la pareja, en tales días, aunque sin llegar a tener una obsesión al respecto.

Es importante destacar, que la presente guía de consejos, es de forma orientativa, y cada pareja es distinta, inclusive a nivel biológico, pudiendo tener la mujer ciclos menstruales únicos.

Sin embargo, de acuerdo a múltiples estudios, si se incrementa la frecuencia sexual en los días fértiles, aumenta la probabilidad de conseguir un embarazo.

Como dato curioso, está demostrado que la calidad del esperma, aumenta si existe un margen de 48 horas entre cada eyaculación.

Por otro lado, durante la práctica del sexo, puede resultar interesante hacer el amor en posturas distintas a la clásica del misionero, lo que puede ayudar a reducir los niveles de estrés por tener la necesidad imperiosa de conseguir un embarazo.

Dejar el estrés fuera de su vida diaria

Dejar el estrés fuera de su vida diaria

Está demostrado que las preocupaciones, puede elevar los niveles de estrés, tanto en el hombre como en la mujer y puede afectar el funcionamiento biológico de sus cuerpos.

Siendo que, en el caso de la mujer se puede afectar el ciclo menstrual, mientras que en el caso de los hombres, pueden disminuir los niveles de espermatozoides.

Es por ello que, es recomendable mantener el mayor nivel de relajamiento posible, para lo cual se pueden aplicar sesiones de masajes.

De igual manera, a la hora de tener las relaciones sexuales, en muchos casos se puede acondicionar el espacio, tanto la decoración como el ambiente musical para reducir los niveles de estrés.

Deja tu respuesta